El Record

EL TRIENIO MÁGICO DEL MONASTIL RUGBY ELDA

EL MONASTIL RUGBY ELDA CUMPLE TRES AÑOS DE VIDA

Un 22 de abril de 2017 nacía en nuestra ciudad el club Monastil Rugby Elda. Tres años después, el sueño de los pioneros del deporte de balón oval es una brillante realidad. El trienio ha sido mágico para los componentes de esta gran familia que han ganado adeptos de forma exponencial.

MIGUEL SANTIAGO RICO. William Webb Ellis, el fundador del rugby allá por 1876, estaría más que orgulloso del Monastil Elda. En un exiguo plazo de tiempo, el rugby en esta ciudad se ha hecho con su espacio, con su hinchada y se ha granjeado la admiración de los fans del deporte. Ahora ya disfrutan de una escuadra masculina y de otra femenina y no cesan en su empeño de popularizar esta práctica deportiva.

El antiguo estadio municipal, luego Pepico Amat y ahora estadio de rugby Pepico Amat es su casa. En su irregular hierba ha nacido una pasión por el deporte oval que congrega en su tribuna a un buen número de espectadores cuando juegan allí como anfitriones, tanto los chicos como las chicas.

Hay que consignar nuestra felicitación a los directivos de esta entidad y desearles mucha suerte para poder convertir a nuestro rugby en un club de referencia en el ámbito autonómico.

LA HISTORIA DEL CLUB ELDENSE: “Hoy hace exactamente tres años de este momento: el primer partido de rugby del Monastil, disputado contra el germen del club, ni más ni menos que contra Gegants Novelda. El sueño, nuestro sueño, el de todos empezaba a cobrar forma: existiría el rugby en Elda, vaya que sí, ¿quién se lo iba a decir a Lenci, a Chele, a Pat, a Gorilo? ¿A Álex? Ignorantes todos ellos de que lo mejor estaba por venir: LAS AMAZONAS. Esta foto empezaba a fraguar historia, de blanco algodón la épica de la frambuesa y nata se empezó a gestar en los campos de rugby de Villena: el primer ensayo de la historia de club logrado por Unai o los primeros puntos al pie de Mínguez (gran proyecto de zaguero que aún lo sigue siendo). ¿Fui feliz? Muchísimo. ¿Sonreí? Una barbaridad. ¿Los jugadores? Más que yo (más o menos). Fuimos muy felices, lo fui. Tres años, una vida.

Sigo sonriendo cuando veo esta foto y miro a los jugadores que:
Los hay que siguen y que no se han perdido nada: Joaki, Riera, Josele, David, Pollete;
Los hay que están aunque no estuvieron en todo: Camarada; Juankar, Príncipe;
Los hay que no estaban pero estuvieron: Eneko, Miki, Fran, Joaquín Motos;
Los hay que sin estar siguen estando: Ernesto Konan, Marquitos, Unai, Raúl Callejeros, Cristian Samoano, Ignus, Rubén Iroko;
Los hay que estuvieron y aguantaron mientras la vida les dejó: Óscar, Javi Puños, Crespo, Isma, Peri;
Los hay que estuvieron y poco más: Mínguez, Burgos, Fran Panetone.
Agradecido a todos aquellos que han formado parte del Monastil Rugby Elda ya sea enfundándose la frambuesa y nata, en los despachos, en la coordinación, como delegados, patrocinadores…, pero sobre todo me gustaría agradecer esta foto, lo que supuso y ha acabado por suponer a Adrián Valero, actual entrenador de la sección femenina del club, nuestras Amazonas, jugador en stand by y especialmente maravilloso sustituto como entrenador del masculino en un momento familiar muy duro para mí y que me obligó a apartarme unos meses del cargo, cargo que Adri me mantuvo caliente mientras se dedicaba a formar a los magníficos jugadores en que se han convertido.


Tres años; toda una vida; sueño cumplido.
A POR TRESCIENTOS MÁS”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *