El Record

ESPERANZA, SU MADRE: «NO IMAGINÁBAMOS QUE PAULA NOS HARÍA TAN INMENSAMENTE FELICES»

BALCÓN DE PETRER CON BANDERA CON EL NOMBRE DE PAULA

Petrer vibró ayer con el debut en unos Juegos Olímpicos de su paisana Paula Arcos Poveda. La joven balonmanista petrerí de 19 años de edad disputaba con las Guerreras su primer encuentro en el torneo olímpico y brilló con luz propia, lo que emocionó a sus convecinos. Esta madrugada muchos petrerins permanecerán despiertos para ver el tercer encuentro de las Guerreras ante Brasil (4:00 de la mañana, Televisión Española).

MIGUEL SANTIAGO RICO. La villa de Petrer disfrutó con orgullo del primer partido olímpico de su paisana Paula Arcos Poveda. Sus familiares colocaron en sus balcones banderas de España con el nombre de Paula junto a los aros olímpicos, además de pancartas de ánimo para la petrerina.

Esperanza, madre de Paula, relataba para EL RÉCORD cómo vivieron el debut de Paula en familia: «Estuvimos viendo el partido ante Francia por videollamada, en total seis personas de la familia a la vez vibrando con Paula. Teníamos muchos nervios el martes. La verdad es que lloramos, chillamos y yo estaba rezando, le pedía fuese ella, que disfrutara. Si me vierais hablándole a la tele, fue impresionante».

Cuando acabó el encuentro de su debut, Paula llamó a sus padres y Esperanza nos cuenta que «no podía hablar de lo emocionada que estaba. Sólo reía y nosotros no le decíamos nada porque estábamos igual de emocionados que ella, fue increíble».

BANDERAS POR DOQUIER: En Petrer hemos visto bastantes banderas de España con el nombre de Paula y los aros olímpicos. su madre nos lo explica: «Toda la familia las ha puesto en sus balcones, también las han puesto en Pinoso, , en San Vicente, hasta en Alemania y en Praga. Mi sobrino, al que Paula quiere muchísimos, iba vestido con una camiseta de España».

EMPEZÓ A LOS 8 AÑOS: Esperanza Poveda, madre de Paula, nos recuerda cuando se inició Paula en el balonmano: «Ella empezó a los 8 años de edad de la mano de Kike Maestre en la escuela de Petrer. Nunca podíamos pensar que llegaría tan lejos porque el deporte es muy difícil. Sí sabíamos que si ella se lo proponía si podía conseguir cosas porque ella cuando le gusta algo o lo ama va hasta el final.

Pero sí te puedo decir, Miguel, que cuando empezó ni mucho menos podíamos imaginarnos que nos haría tan inmensamente felices a toda la familia».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.