El Record

AQUEL «ATRACO» QUE SORPRENDIÓ A MUCHOS, PERO NO A TODOS

FOTO: Manu Obrador

Marbella (Málaga). 24 de mayo de 2014. Choque de vuelta de la eliminatoria de campeones por el ascenso a la segunda división B. Cerca de 400 hinchas del Deportivo habitan en las gradas del Municipal que aquella tarde albergó a cerca de 5000 espectadores. El 3-1 final, con escándalo arbitral de indignantes proporciones, no sepultó a un Deportivo que ascendería a segunda B unas cuantas semanas después.

MIGUEL SANTIAGO RICO. Si lo del catalán Casas Bascuñana el 11 de febrero de 1987 fue deleznable, o lo de Murcia Murciano el 11 de junio de 1989, pero lo del melillense Álvarez Morán el 24 de mayo de 2014 en el Municipal de Marbella forma parte ya de los casi 100 años de historia del Deportivo.

El bagaje disciplinario del ininteligible trencilla melillense aquella tarde fue de 1 amarilla local por seis amarillas y 4 rojas azulgranas: Alberto Maciá expulsado en el 85 lo que dejó en el arco deportivista al lateral zurdo Pablo Pagán, también expulsó a Marcos Campos en el 119, Tabares (ya en banquillo) en el 122 y al técnico argentino del CDE, Sergio Egea en el 115.

Álvarez Morán presentaba un balance casero de 75% de victorias locales en su bagaje liguero de aquella campaña 13-14. Su arbitraje fue simplemente calamitoso.

El CDE había ganado en la ida por un gol a cero. En la vuelta, el ruso Grinberg, presidente del Marbella, departía en el palco con el mecenas deportivista Omar Zeidán. Las autoridades eldenses, la alcaldesa Pedrosa y el edil García, prefirieron sufrirlo desde el graderío copado por por hinchas del Deportivo.

El Marbella no estaba siendo mejor hasta que Airam forzó el tiempo suplementario de prorroga con su gol del minuto 88. Por entonces el CDE ya estaba con 10 por la expulsión de Alberto Maciá en el 85 que dejó en la meta a Pablo Pagán al haberse cumplimentado los 3 cambios, increíble. La hinchada del Deportivo no podía ocultar su indignación. La primera amarilla en el 65 fue discutible, la segunda absolutamente vergonzosa.

En la prórroga, Pibe firmó el 2-0 (en posible fuera de juego), pero Chupe ubicó apenas un minuto después al Deportivo a las puertas del ascenso, discurría el minuto 105. Para colmo de males, el CDE se quedan con 9 con la expulsión de Marcos Campos, habías sido objeto de un posible penalti anteriormente en el 119. Parecía imposible, a pesar de que el Marbella disfrutara de doble superioridad numérica, que los malagueños anotaran gol hasta que en el 122 cuelgan un balón e inexplicablemente el colegiado decreta pena máxima sobre Airam, ni los locales se lo creían. Tardaron cinco minutos en lanzar la pena máxima en la que Añón batía a Pablo Pagán y el choque terminó ahí, ni se pateó desde centro.

La fuerza pública escoltó como pudo al colegiado hacia vestuarios mientras los azulgrana le pedían explicaciones sobre lo acontecido.

Unos cuantos minutos después, Sergio Egea pedía explicaciones a su propia directiva por consentir lo que había sucedido, incomprensible.

Los buses que habían partido desde Elda se dirigieron, tras el «atraco», a los chiringuitos de una playa marbellí a cenar y a ver la final de Champions entre el Real y el Atleti, sin embargo, pocos tenían ganas de ver el futbol tras el disgusto que les dio el melillense.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.