El Record

SERGIO OLMOS DICE ADIÓS AL BALONCESTO TRAS 11 AÑOS

FOTO: FERMÍN RODRÍGUEZ (GRANADA HOY)

El ciudadano más alto de Elda, Sergio Olmos Pardo (213 centímetros) publicitó este domingo por carta su retirada del baloncesto tras 11 campañas. Olmos ha militado durante las dos últimas temporadas en el Covirán Granada, de la segunda categoría del basket hispano.

MIGUEL SANTIAGO RICO. Elda se enorgullece de disfrutar de deportistas de la talla humana y deportiva de Sergio Olmos Pardo, el eldense que debutó en toda una NCAA (Liga Universitaria de Baloncesto de los Estados Unidos) con la Universidad de Temple y que ha brillado, y de qué manera en sus equipos de la Liga LEB ORO: Burgos, Coruña o Granada (55 encuentros con promedio de 6,1 puntos y 14 minutos en cancha por duelo).

CARTA DE DESPEDIDA DE SERGIO: “Aunque me hubiese gustado decir adiós en una cancha de baloncesto, las circunstancias no lo permiten. Esta es mi despedida a la que ha sido mi vida durante más de una década.

Mirando hacia lo que dejo atrás solo me vienen a la cabeza palabras de agradecimiento.

Gracias a toda la Fundación CB Granada por estas dos temporadas; por la confianza, la cercanía y el apoyo en todo momento. En realidad es un agradecimiento a toda la ciudad; muchas gracias, Granada, me llevo un muy grato recuerdo conmigo.

Muchas gracias a todos los que habéis compartido conmigo esta aventura. Compañeros y rivales, qué de historias para recordar y contar cuando nos veamos de nuevo fuera de las canchas. Aficiones amigas y no tan amigas, cuántas sanas batallas hemos vivido juntos.

Dos ciudades han marcado mi carrera profesional de una especial: La Coruña y Burgos. Nunca he disfrutado tanto en una cancha de baloncesto como en Riazor. Me adoptasteis como un coruñés más y no puedo sentirme más orgulloso de haber formado parte del crecimiento del club de la ciudad. Burgos me dio mis mayores éxitos deportivos y guardo recuerdos inolvidables del Plantío y de la ciudad.

Muchas gracias mamá, papá y Alejandro por guiarme por este camino. Mil gracias, baloncesto, por hacer que conociese a Claudia, la que ahora es mi mujer.

Han sido once años como profesional haciendo lo que más me gustaba: competir y trabajar en equipo. Ahora me embarco en un nuevo y diferente viaje con la misma ilusión y humildad con la que empecé en esto de la pelota naranja.

¡Un abrazo y hasta siempre!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *