Ultimas unidades Conquista el Trono, el juego de mesa
El Record

LA INTRAHISTORIA DE LA COPA DEL REY EN EL ROCHEL

FOTO: JUAN L. RECIO

La cuadrágesimo cuarta edición de la Copa del Rey tuvo el vencedor vaticinado, sin embargo, no por ello resultó anodina, ni muchísimo menos. El Liberbank Cuenca se encargó sobradamente de conceder sabor a una Copa que volvió a organizar magníficamente la Real Federación Española de Balonmano.

MIGUEL SANTIAGO RICO. Lástima que a esta Copa del Rey de Alicante le volviera a faltar un canal estatal de televisión que lo transmitiera en abierto para todo el mundo. Se visualizó un gran BALONMANO y hubo duelos vibrantes, casi siempre con el Liberbank Cuenca como protagonista.

Cuenca fue la sal de la Copa, el outsider que alcanzó la final cuando no tantos lo esperaban. La escuadra de Lidio Jiménez nos encantó. Posee jugadores explosivos en su ofensiva, defendieron con solvencia en cuartos y en semis con un Leonel Maciel superlativo, apeando a escuadras del tronío de Bidasoa o Granollers. Lástima que “sólo” resistieran media parte de la final ante un Barça intratable. Ante uno de los mejores colectivos del planeta Balonmano, Liberbank, espoleado por una hinchada maravillosa, de las mejores de España, acabó capitulando por un margen que no responde al potencial conquense. La prematura doble exclusión de Moscariello, el cansancio tras dos trepidantes duelos previos, y no tantas rotaciones de garantías en determinadas demarcaciones, diluyeron la resistencia castellano-manchega.

El Barça cerró el candado en retaguardia con altas prestaciones colectivas y con un Pérez de Vargas inabordable. Las contras terminaron de vapulear a un maravilloso y digno subcampeón. Este Barça 2018-2019 puede ser perfectamente campeón de la Champions.

Los cerca de 2000 espectadores que abarrotaban el Rochel se rindieron a la supremacía barcelonista.

ALICANTE: Alicante es “tierra sagrada” de balonmano y los aficionados no faltaron a la cita de la Copa, aunque se echó en falta público el viernes, coincidía con el Lucentum que congregó cerca de 2000 espectadores a unos pocos metros y también el sábado con el Hércules que, al lado del Rochel, llevó a 6.000 personas en el derbi ante el Alcoyano.

En cualquier caso, la RFEBM cuidó celosamente la puesta en escena del certamen, tanto en las presentaciones de los equipos, como en la ambientación con cheerleaders y con la maravillosa Rosca. Además, la disposición de zona mixta y sala de prensa fue más que excelente para el adecuado trabajo de los cuantiosos medios de difusión colectiva acreditados para la cita alicantina.

LA HINCHADA DEL CUENCA: Fue la más populosa a lo largo del evento. Se granjearon la simpatía de todo el mundo. No cesaron de alentar a su escuadra ni cuando iba capitulando en la final por un margen respetable. Son unos y unas cracks. El Liberbank debe estar muy orgulloso de su parroquia.

Conquista el Trono, el juego de mesa para toda la familia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *