EL DADA TEAM DESATÓ LA EUFORIA EN UN ATESTADO FLORENTINO IBÁÑEZ

19.40 horas del martes 9 de octubre. Accedemos al parquet del Florentino Ibáñez y viene a saludarnos David Valverde “Dada”, el máximo responsable técnico del Club Deportivo Nueva Elda FS. Le preguntamos si era viable la proeza de apear al Manzanares en la primera eliminatoria de la Copa del Rey de fútbol sala y su respuesta fue categórica: “¿Tú qué crees?”. Nuestra contestación fue: “Estando tú, por supuesto que sí”, y asi fue. Partidazo, espectáculo, ambientazo y fiesta.  

Era la primera vez que en Elda se disfrutaba de la Copa del Rey de fútbol sala. Al “Dada Team” le había tocado en suerte el Manzanates FS, una muy buena escuadra que ocupa la duodécima posición de la serie de plata del futsal hispano.

Conforme nos acercábamos a las 20.30 la cifra de espectadores iba in crescendo. La entrada era gratuita y ello facilitó una afluencia, eso sí, superlativa, que ni el más optimista podía vaticinar. Cerca de 1400 personas visualizaron el duelo en directo, en la mejor entrada de la historia de este deporte en esta ciudad, una historia que no se entiende sin citar expresamente a JUAN CARLOS VERDÚ SÁEZ, el benefactor e inspirador de este club y de esta ilusión. Qué orgulloso debe estar Juan Carlos de estos jugadores y por supuesto de su técnico, Dada, qué suerte ha tenido esta entidad de disfrutar de un preparador de esta categoría.

Porque Nueva Elda, el “Dada Team”, es imagen y semejanza de su entrenador. Los chicos salieron enchufados desde los albores. Son una escuadra con un promedio de edad notablemente inferior a Manzanares, los castellano manchegos con varios treintañeros y los eldenses con veinteañeros.

Nada más arranca, el jarro de agua fría se apodera del 40×20 de la cancha de la avenida de Ronda. Nacho Gil, ala talaverano de Manzanares, anota el único tanto adversario. Discurrían apenas 65 segundos de duelo, pero Nueva Elda lejos de venirse abajo, se fue creciendo paulatinamente a pesar de que el gol se resistía y de qué manera. En acciones de estrategia, provenientes de la pizarra de Dada, el colectivo anfitrión elevó el uy a la grada pero sin premio en el luminoso, también por las paradas de Pepote y algún intento de remate que no se consumó de verdadero milagro.

Tras el asueto, los eldenses, con muy acertadas rotaciones que no hicieron decrecer en ningún instante su intensidad en cancha, asediaron literalmente la meta de Óscar. Pero no fue hasta los últimos cinco minutos cuando se habilitó la remontada, fueron cinco minutos de ensueño. Abri abrió a lata, Abel (qué zapatazo), y posteriormente Matheus y Luis desataron la euforia en las gradas. La fiesta del Dada Team se apoderó del desenlace y ahora todos sueñan con ver en Elda a un gran equipo de Primera División.

¡Qué grandes los Tete, Tico, Matheus, Gabri, Álvaro, Aarón Barceló, Losilla, Abel, Javi Amorós, Luis, Raúl y Aarón García! ¡Qué felices hicieron a tantos y tantos seguidores eldenses y de localidades limítrofes que habitaban en los graderíos del Florentino! ¡Qué noche la de aquel 9 de octubre de 2018!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *