AGUSTINOS CEDE ANTE LANZAROTE (28-26) EN UN DESPLAZAMIENTO MARCADO POR EL TEMPORAL

El Agustinos Alicante vendió cara su derrota en Lanzarote (28-26) en un duelo marcado por las inclemencias del tiempo. Los alicantinos compitieron de tú a tú con el Ca’Mario Lanzarote pero el desgaste del viaje les pasó factura en la segunda mitad. 

El temporal de viento y lluvia que ha azotado el archipiélago canario este fin de semana afectó de lleno al conjunto tricolor. El vuelo que a primera hora de la mañana del domingo debía llevarles a Lanzarote desde Madrid se desvió al aeropuerto de Fuerteventura por falta de visibilidad. Una hora más tarde de lo previsto aterrizaban en Arrecife y llegaban al pabellón de la Ciudad Deportiva de Lanzarote sin apenas tiempo de preparar el partido.

Con el pitido inicial se olvidó todo. Los pupilos de Óscar Gutiérrez tomaron el control del juego y con un parcial de 0-2 demostraron que venían a por los dos puntos. Dídac Villar (4) marcaba el ritmo del ataque tricolor y los goles de Iván Montoya (5) certificaban la ventaja inicial durante el primer cuarto (5-7 min. 16). En la retaguardia, la sobria actuación defensiva y las cuatro paradas de Kiko Padilla contenían los intentos locales por reducir distancias.

Lanzarote necesitaba con urgencia la victoria tras tres derrotas consecutivas en casa y se puso manos a la obra. La reacción isleña llegó de la mano del chileno Cristian Reyes (5) que ponía a los suyos por delante por primera vez en el partido (11-10 min. 24), obligando al técnico alicantino a parar el crono. Tras el tiempo muerto, los valientes retomaron el pulso al partido y consiguieron marcharse al descanso con una mínima ventaja (13-14).

El comienzo de la segunda parte marcó las opciones alicantinas de puntuar. El equipo tricolor perdió frescura y con ella la concentración, cometiendo fallos poco habituales y dando vida al Lanzarote. El conjunto conejero no iba a desaprovechar la ocasión, pisó el acelerador y con un parcial de 6-0 en los primeros compases de la reanudación puso el electrónico en 19-14 (min. 38). Digna de mención fue la actuación del portero local, el bielorruso Dzmitry Patotski, que bajó la persiana y desesperó a los alicantinos.

Pero los valientes no iban tirar la toalla, nunca lo han hecho esta temporada. Demostraron su casta y su compromiso sacando fuerzas de flaqueza para igualar el choque. Los goles de Víctor Recio (4) y Paco Bernabéu (4) empataron el partido a 23 a falta de doce minutos por disputar. Dos exclusiones casi consecutivas de los colegiales impidieron la remontada y el Ca’Mario volvió a escaparse con un parcial de 3-0 (26-23). Con la reserva de energía agotada, Agustinos no pudo evitar la derrota final por 28-26. Nacho Mirallave fue el máximo anotador del partido con 6 tantos.

Si complicado fue el partido para el Agustinos, más lo sería el regreso a casa debido al mal tiempo en el archipiélago. El vuelo que les debía llevar de regreso a Madrid sufrió un retraso de casi 7 horas a causa del fuerte viento y la falta de visibilidad en el aeropuerto de Arrecife. Afortunadamente y tas una espera que se hizo eterna, el equipo alicantino despegaba de Lanzarote a las 0:30 (hora insular) del lunes, llegando a Madrid pasadas las 3:30 de la madrugada. Ya en la capital de España, un autobús aguardaba para llevarles de vuelta a Alicante. A las 9:05 de la mañana de este lunes y después de pasar toda la noche en la carretera, el equipo alicantino ponía fin al desplazamiento más largo y accidentado del campeonato.

A pesar de la derrota, el plantel tricolor mantiene la novena plaza con 18 puntos y un partido menos. El próximo domingo a las 12:30 h recibirá en el Pitiu a otro aspirante al ascenso, el BM. Torrelavega que es cuarto con 25 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *