NORUEGA VOLVIÓ A TOCAR EL CIELO, GRINI y GRO YA TIENEN SUCESORAS

Noruega, un pequeño país de apenas 5 millones de habitantes (1,8 millones vieron la final por TV y más de 600.000 la siguieron por la radio), disfruta de la mejor selección de la historia del BALONMANO FEMENINO. Son bicampeonas olímpicas, tricampeonas universales y hecampeonas continentales. El domingo se proclamaron tricampeonas del Mundo al doblegar a Holanda por 31-23 con un primer acto para enmarcar. Kjersti Grini y Gro Hammerseng, iconos de la mejor NORUEGA, ya tienen sucesoras.

El domingo, en la fastuosa cancha de Herning, santuario del balonmano femenino planetario, las chicas del islandés Hergeirsson volvieron a tocar el cielo, y esta vez lo hicieron con una escuadra rejuvenecida, con un promedio de edad de 26,6 años y con 9 de las 16 balonmanistas nacidas en 1990 o después. El relevo generacional de las Gro, Larsen, Dyhre Breivang, Johansen, Katrine y Kristine Lunde o Riegelhuth es un hecho magníficamente consumado por un triunvirato técnico de ensueño: el islandés Hergeirsson (primer técnico, 51 años), la sueca Mia Hermansson Hogdahl (ayudante, 50 años) y el sueco Mats Olsson (preparador de porteras, 55 años). 

Thorir fue segundo de Marit Breivik de 2001 a 2009 y desde 2009 el head coach de una escuadra maravillosa. Mia, ex-jugadora en España del maravillosoMar Valencia de Cristina Mayo, ayuda a Hergeirsson desde 2009, mientras que Mats, el que fuera mítico guardameta de la Suecia de ensueño y del Teka santanderino, firmó su primer contrato con la Federación Noruega (NHF) en 2005 y desde entonces ha convertido a las guardametas noruegas en las mejores del Mundo, siempre con los mejores porcentajes de eficacia en los grandes eventos internacionales.

La Noruega actual es asombrosamente eficaz, 65 por ciento de efectividad en el lanzamiento, sus dígitos defensivos son plausibles (apenas 23,2 goles encajados en el Mundial de Dinamarca), su contragolpe es el más letal del planeta y sus dos guardametas, Kari Grimsbo (otrora eterna suplente, rubricó un 51% de eficacia en al final con 23 paradas) y Silje Solberg firmaron un Mundial espectacular (39% entre las dos). NORUEGA siempre va de menos a más en los grandes campeonatos y nadie compite como ellas.

PRIMERA LÍNEA: Su primera línea titular puede ser la más bajita de la élite: Kristiansen (1.75), Oftedal (1.68) y Mork (1.69), pero este teórico hándicap lo suplen jugando a un ritmo endiablado y lanzando a una velocidad imponente cuando actúan en posicional. Oftedal posee un tiro de cadera maravilloso, Kristiansen ha mejorado muchísimo y Mork es veterana con 24 años, siempre fue extremo pero ahora es una lateral desequilibrante que se ha visto obligada a adquirir galones de primera línea con Sulland en exiguo estado físico y prácticamente relegada al tiro de siete metros. Mork y Oftedal (las 2 nacidas en el 91) fueron dos de las mejores pasadoras del campeonato, juegan tan rápido que entre las dos extraviaron casi la mitad de todos los balones perdidos por el combinado nórdico. Entre las suplentes, Stine Skogrand, una exterior reconvertida a lateral, también firmó un buen campeona, al igual que Molid, más bastión defensivo que ofensivo.

SEGUNDA LÍNEA: En los exteriores, Camilla Herrem, veterana con 29 años y 174 entorchados internacionales, rubricó un 81 por ciento de efectividad, erró muy poco y abanderó el mejor contraataque del Mundo. En el otro exterior, Amanda Kurtovic, de la misma generación que Mork (1991), nunca desentonó. ¿Y qué deciros de la pivote Heidi Loke? Pues que es la mejor del planeta a sus 33 años (cumplidos en el Mundial) y exhibió lo mejor de su arsenal defensivo y ofensivo en sus más de 7 horas de juego. En ataque aportó un 78% de eficacia en el lanzamiento.

A última hora, Noruega recurrió a una especialista, Ida Alstad, para mejorar su serie anotadora de siete metros (falló un total de 16 penaltis durante el certamen). Ida marcó 6 goles de 7 tiros de penalti en sus 3 únicos encuentros, cuartos, semis y final, después de reemplazar a Ingstad.

 

El domingo en Herning, los hinchas noruegos volvieron a estallar de júbilo, las chicas de Hergeirsson les hicieron rememorar proezas pretéritas. Goksor, Haltvik, Grini, Tjugum, Hundvin, Leganger, Sorlie, Larsen, Rokne, Gro, Blanco, Riegelhuth, Dyhre Breivang y las gemelas Lunde tienen unas dignísimas y fantásticas sucesoras.

 

Foto: Bjørn Langsem/DAGBLADET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *